Reseña. Solo fue un juego

2 de junio de 2017


Solo fue un juego, de Kylie Scott

Stage Dive 2
Editorial | Libros de Seda
Género | Romántica actual
Puntuación ★★★★


Opinión personal

Tras la inicial presentación de este grupo de rock, uno como lector quedaba irremediablemente enamorado y atrapado con la trama planteada. Su descripción de personajes se convierte en una primera toma de contacto más que óptima para motivar la lectura y contar con su segunda entrega en un intento de poder disfrutar de un romance en los que se intercala a la perfección los sentimientos y el erotismo.

Aunque ya son algunos los libros centrados en este paisaje y escenario de la música y el rock, no deja de sorprender la manera con la que su autora, Kylie Scott decide narrar sus tramas. Aun considerando su argumentación sencilla, esta novela ofrece aquello siempre deseado y soñado por el lector, dirigiendo sus intenciones a más allá de la siempre presente intención de entretener. Como novedad, Solo fue un juego se plantea sobre un natural supuesto, plantear una historia de amor donde el tiempo juega un importante papel. De esta manera lo romántico se construye desde una perspectiva llena de calma y rodeada de un ritmo constante pero siempre en ascenso. Mal, protagonista indiscutible de esta nueva entrega, ya arrancó suspiros en su anterior publicación. Su presentación como personaje principal, apenas dejaba espacio para la indiferencia puesto que su caracter lo convierte en una opción más que óptima, sino obligada. La historia construida tanto a su alrededor como del de Anne, otro de los ejes vertebradores de la trama, hace que como lectores tan solo deseemos devorar las páginas sin control hasta alcanzar ese broche final que siempre son las últimas páginas.

"Solo tenia que fingir ser su novia ¿Puede surgir el amor de un acuerdo de conveniencia entre una buena chica y una estrella de rock?"

Como segundo libro de esta saga compuesta por cuatro libros, sigue cumpliendo su objetivo evidente de no decepcionar a aquel que había apostado por su lectura. Sus páginas plantean una historia que pretende convertirse en un ejemplo de elegancia, naturalidad y sencillez, para seguir la estela de su primera entrega. Aun perteneciente a una saga o serie literaria, donde por costumbre se repiten patrones, se hace un esfuerzo para que sus páginas exuden cierto aroma a novedad, algo que en mi opinión se logra puesto que nada tiene de parecido o que envidiar al primero de los libros. Como novela perteneciente al género de la romántica, ofrece una historia de amor bonita y hasta cierto punto emotiva debido a la dura experiencia personal de su protagonista, lo que aporta cierto aura de realidad. Solo fue un juego, va más allá de la típica y siempre acostumbrada sinopsis de rockeros, convirtiéndola en una novela realmente recomendable con la que no dejará de disfrutarse, siendo la perfecta excusa para seguir apostando por una autora que conoce bien a sus lectores para dotar a su trama de esos argumentos más que beneficiosos para nuestra lectura.


[Argumento] Mal Ericson, el batería de la banda Stage Dive, necesita limpiar su imagen y rápido —aunque solo sea durante un tiempo—. Y para conseguirlo, nada mejor que llevar del brazo a una buena chica que le haga el trabajo. Lo que no espera es que este arreglo temporal se convierta en algo permanente...Anne Rollins nunca pensó que conocería a una estrella del rock de las que colgaban de las paredes de su habitación... y mucho menos en esas circunstancias. Anna está mal de dinero. Muy mal. Pero eso de aceptar que le paguen para interpretar el papel de la novia buena que sale con el batería de un grupo no puede acabar bien. ¿O tal vez sí? 

Con este libro, Kylie Scott enamora más a sus lectores si cabe. Su recomendación es clara y obligada para todo aquel lector siempre dispuesto a dejarse enamorar por historias sencillas narradas con sumo cuidado y elegancia. Los Stage Dive han surgido para robar cierta parte de nuestro corazón, avisando de que se trata tan solo del principio ya que la presencia de esta autora ha de ser algo acostumbrado en nuestra librería y estantería. Solo fue un juego, es una trama con la que dejarse llevar, sinónimo de romance en la que su ritmo estudiado se convierte en el eje de su propia historia aportando así cierto toque de cercanía con el lector. Una nueva oportunidad para enamorarse y convencerse de que aún quedan buenas historias en nuestro futuro.

5 comentarios:

  1. Hola guapa! Tengo el primero desde que salió, pero como he leído opiniones muy variadas lo he ido dejando pasar... A ver si me animo.
    Besos 😉

    ResponderEliminar
  2. Yo no leí el anterior y me llama bastante pero no lo suficiente como para leerlo de forma inmediata. un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!
    No es una temática que me llame especialmente, pero siempre es bueno tener recomendaciones de novelas, así que me la anoto por si algún día me apetece este tipo de lectura. Ya sabes que leo muy poca contemporánea jajaja
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Hola, pues no me llama mucho la verdad... es una serie que por el momento dejo pasar, pero gracias por la reseña y que tu la hayas disfrutado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola, hola :)

    Mal es uno de mis personajes favoritos de toda la saga, leí estos libros hace varios años y apenas tenga la oportunidad de tenerlo en físico voy a releerlo, estoy que segura que lo disfrutaré por segunda vez.

    Un abrazo desde Colombia.

    Prometo pasar más seguido por tu blog, es hermoso :D

    ResponderEliminar

AETERNAM DEA © 2012-2017. Blog Literario | Diseño de Plantilla de ANJARA