Reseña. Todo lo que nunca fuimos

18 de marzo de 2019


Todo lo que nunca fuimos, de Alice Kellen

Serie – Deja que ocurra 1
Editorial – Planeta
Género – New adult
Puntuación ★★★★★

Leah está rota. Leah ya no pinta. Leah es un espejismo desde el accidente que se llevó a sus padres.
Axel es el mejor amigo de su hermano mayor y, cuando accede a acogerla en su casa durante unos meses, quiere ayudarla a encontrar y unir los pedazos de la chica llena de color que un día fue. Pero no sabe que ella siempre ha estado enamorada de él, a pesar de que sean casi familia, ni de que toda su vida está a punto de cambiar.
Porque ella está prohibida, pero le despierta la piel.
Porque es el mar, noches estrelladas y vinilos de los Beatles.
Porque a veces basta un «deja que ocurra» para tenerlo todo.


Opinión personal

Alice Kellen es ya una opción más que recomendable de nueva lectura. Sus libros, o más bien sus historias siempre arrastran al lector a historias de amor que sobrecogen y te vuelven más enamoradiza si sabe. Lo último de esta autora, Todo lo que nunca fuimos es una novela que llama la atención con tan solo un argumento que bien pudiera calificarse como potente. Como primer libro, tiene como objetivo encandilar para mantener la atención y perseguir esta historia hasta su mismo final.

Con un cambio de escenario, nos transportamos a un paisaje casi paradisiaco en el que se gesta un amor caótico, complicado, maduro y con esas emociones que solo fluyen y traspasan las letras plasmadas en sus páginas. Bajo una estética en su portada, alegre y colorida, se filtra una promesa asegurada, puesto que el estilo de su autora, ya inconfundible, ofrece seguridad al relato y al lector. Con una pluma fiel a su propio estilo, se forma con elegancia y naturalidad una relación romántica que nos mantendrá en vilo hasta más allá de sus páginas finales. Como primer libro de una bilogía, se debe advertir que estamos ante un final abierto, pendiente de la segunda publicación, estamos obligados a esperar a que todo encuentre su propio camino dentro del amor procesado entre personajes principales.

Leer este libro es volver a poder disfrutar de una pluma maravillosa, con una Alice Kellen más característica y reina absoluta de un estilo bien característico del género que representa. Los elementos que mejor definen su estilo es su mezcla o simbiosis casi perfecta entre dramatismo, madurez y romance. Engalanado con un vocabulario elegante a la par que sencillo, transmite comodidad y cercanía y gracias a la dotación de un ritmo constante, su lectura se solventa sin mayores problemas o sobresaltos.

Se trata además, de un libro sereno y con ello me refiero a que sin necesidad de recurrir a efectos sorpresivos, el interés se centra en ofrecer una historia de amor lo suficientemente emotiva como para poner nuestra piel de gallina. Se trata por tanto de una oportunidad que no ha de desaprovecharse, disfrutar de nuevo de la autora debe de ser aliciente más que necesario para inclinar la balanza hacia su lectura.

Tras su lectura, solo podemos marcar una nueva fecha en nuestro calendario, la de la publicación de la segunda entrega. Alice Kellen siempre consigue atraparnos y en esta ocasión no se alcanza un menor objetivo. Todo lo que nunca fuimos es una delicia de lectura, un relato desgarrador lleno de dolor, pero también de un amor a la altura de la mejor película. Sin duda, es un acierto merecedor de nuestras mejores horas de lectura y nuestra opinión más favorable y recomendable.

Los libros del ayer

12 de marzo de 2019

Hacía ya un tiempo que no apostaba por esta sección y hoy me he animado a hacerlo para traeros un libro maravilloso, de esas historias que no se olvidan con independencia del tiempo que transcurre desde su lectura. Su autora además, es una de esas recomendaciones obligadas que no deben caer en el olvido, sin llegar a tener en cuenta en que género se encuadran sus tramas. Recordad que solo se expondrán los principales motivos de su recomendación, que no es una reseña al uso sino más bien un recuerdo de mi opinión.

Pacto de sangre, de María Martínez

Pacto de sangre es el primer libro de una trilogía que estoy segura gustará a todos los fans de la romántica y lo sobrenatural. En esta ocasión, la autora apuesta por una historia no demasiado arriesgada pero, sin embargo sumamente atrayente para un público que ya ha leído de todo. En esta primera entrega veremos los inicios de una pareja un tanto dispar, Kate y William se encontrarán por casualidad en un mundo oscuro y primitivo dónde los instintos animales cobran protagonismo en unos seres peligrosos. Una vez más, María Martínez traslada en su historia unos personajes sumamente atrayentes, con ese aura que anima nuestras lecturas, todo ello coronado con una historia que engancha y enamora a partes iguales. A parte de una historia cautivadora, los personajes juegan un papel importante en la trama, los personajes, tanto principales como secundarios, trasladan innumerables sensaciones y emociones, nos hacen partícipes de una historia que cala y engancha.

La habilidad de esta autora de transformar historias, a primera vista, simples en novelas cuya trama es envolvente, es magnífica. Su pluma ágil, precisa y detallada hace al lector partícipe de una historia casi de ensueño. Uno de los alicientes del libro, a parte de los personajes y la trama ya comentados, es la calma con la que la autora desarrolla la historia principal y la relación amorosa entre personajes, la pausa de la que hace gala hace que esa historia amorosa se mejor recibida y que nos enamore letra a letra. Amor, intriga, secretos ocultos, acción, son los ingredientes de una lectura de diez, un inicio magnífico de una trilogía que guarda tras sus páginas una historia mágnifica.
AETERNAM DEA © 2012-2018. Blog Literario | Diseño de Plantilla de ANJARA