Reseña. Rock therapy

22 de abril de 2019


Rock therapy, de L.A. Brier

Editorial – Click ediciones
Género – Romántica contemporánea
Puntuación ★★★★☆

Elizabeth Harvey tiene la vida resuelta. Vive en un lugar tranquilo de Los Ángeles, tiene un trabajo que adora junto a su madre adoptiva, y ha conseguido que la industria de la música se olvide de que alguna vez existió: la que una vez fuera la niña más mimada del rock desapareció con su apellido, y su padre quedó enterrado en el olvido junto con su cadáver.O eso creía ella.
Ahora, dieciséis años después, Elizabeth se verá obligada a enfrentarse al único cliente que la hará reencontrarse con su pasado, y no tendrá escapatoria.
Dylan Reeves está arruinado: huyendo de su pasado mientras vive de gira en gira y siendo la marioneta de un gran sello discográfico. Su mejor amigo lo odia, su familia hace tiempo que le dio la espalda y sus vicios son su único consuelo.
Y últimamente ni eso está funcionando.
Después de tres sobredosis seguidas, la discográfica le recuerda que no es más que una cara bonita en una banda cualquiera. El cantante de Kill Me On Saturday se verá obligado a entrar en desintoxicación y empezar terapia si no quiere que su vida se tuerza aún más.
Ninguno de los dos quiere estar ahí: ella porque huye de la figura del rockero de moda. Él porque no piensa contarle a nadie la verdad. Pero nada de lo que ellos quieran importa, porque la discográfica tiene planes más importantes: la gira Better Than Sex está a punto de empezar y Dylan se ve obligado a abandonar el proceso de desintoxicación para volver al trabajo… con una condición. Elizabeth Harvey tiene que acompañarlo. La chica tiene una cara que le resulta familiar, una tendencia a mirarlo por encima del hombro y un secreto que Dylan se muere por descubrir.
Por suerte para él, sus peticiones son escuchadas.  
Por desgracia para ella, tiene una reputación que mantener.   

Opinión personal

Lo nuevo de Click Ediciones motiva el interés del lector con una de esas sinopsis intrigantes que hace que sea irresistible su argumentación a nuestros ojos más experimentados. A simple vista, estamos ante una novela tradicional, si por ese término se entiende que su trama se equipara a otras de su género gracias a una historia del todo normalizada en la romántica. Sin embargo, varios son los aspectos a destacar lo que la convierten en una oportunidad de lectura casi única y cuya recomendación está más que asegurada. Su autora ha querido que, bajo un prisma imperfecto que sea fiel reflejo del lado más amargo de la fama, seamos testigos de una historia de amor que se sustenta bajo los pilares del perdón a uno mismo y la lucha que implica dejar atrás a esas cosas que dañan el alma, la vida y la esperanza de un nuevo día.

L.A. Brier se presenta ante el lector con esta historia esbozada bajo pinceladas de significado. La complejidad de su trama, facilita en gran medida que su lectura se solvente sin contratiempos y con gran voracidad. La superación de esa perdida y ese dolor central, es el eje fundamental sobre el que se apoya cualquier indicación que nos conduce a su final dulce y acostumbrado y, es gracias a él que nuestros dedos se encuentran ansiosos por pasar las páginas, por tanto es difícil desprenderse de su lectura hasta nuevo día, siempre te invita a leer un poco más. Bajo esa premisa llena de complicación, bien plasmada, argumentada y desarrollada, nace una historia de amor entretenida, la cual quizás no haga suspirar pero sí provocará ese escalofrío tan típico solo experimentado con esas historias que nos llegan al alma y provoca un grato recuerdo. A medida que se avanza en su argumentación, uno es capaz de discernir que estamos ante una trama que trata de diferenciarse del resto, aún cuando respeta los parámetros establecidos dentro de su misma temática. Con ello, me refiero a que es un libro que pretende ser algo más que una mera novela romántica, trata de sentar ciertas bases que faciliten el perdón con uno mismo y su pasado, trasmitiendo ese esperanzador mensaje que nos inspira a seguir luchando hasta alcanzar esa meta que en un principio nos parecía inalcanzable. Por todo ello, estamos ante un libro equiparable pero distinto, haciendo de él una oportunidad casi única.

Con un ritmo ameno y sumamente entretenido, cuyo movimiento ágil da forma hasta su mismo final a esa historia que pronto se convierte en la delicia del lector, se convence al lector de su más que buena elección. Leer su sinopsis es dejarse llevar por la convicción de que estamos ante una novela que ofrece tranquilidad o más bien seguridad, con ella se encontrará aquello buscado, la intención en firme de descubrir un estilo literario de una autora hasta el momento desconocida y ese entretenimiento deseado y anhelado por lectores seguros de lo que quieren hallar en una historia de tal estilo. La elegancia, la naturalidad y la sencillez, son los tres elementos que mejor definen a esta escritora de gran capacidad descriptiva. Cada una de sus escenas se encuentra tratada con mimo. Sin grandes artificios por su parte, se envuelve en una sencillez que influye directamente en nuestra comodidad respecto a su relato. Dejarse llevar por esta historia de amor, es convencerse sin esfuerzo de que se trata de una autora que bien merece nuestro interés y nuestra apuesta en firme en el futuro.

Queda patente y no solo con su final, que estamos ante el comienzo de una saga o serie que va a tener como protagonista a un grupo de rock imperfecto, lleno de problemas por esa vida nada agradable que ofrece la fama. Esta primera toma de contacto, nos sirve para sentar las bases de su futura historia, una nueva trama romántica que yo personalmente, no me pienso perder.

Si en toda esta reseña he de poner un pero, especificaría esa brusca conclusión. Aún cuando disfrutamos de un epílogo largo, o más extenso de lo acostumbrado, hacia su final experimentamos como lectores un cambio de ritmo algo más acelerado que da la sensación de premura. Nada que opaque una opinión favorable y recomendable, pero que es inconfundible y hasta chirriante, quizás se trata de una sensación fomentada por uno mismo ya que a veces es difícil despedirse de historias que llegan y que transmiten tantas cosas como este libro. Sin embargo y aún con ello, Rock therapy ha sido toda una grata sorpresa, un primer paso necesario para conocer el estilo de una autora que espero que no tarde en sacar su segundo libro, puesto que su apuesta para nuestro futuro de lecturas está obligada.

2 comentarios:

  1. Burnaas!
    Pues no me llama mucho pero quizás también me sorprende al leerlo ^^
    Gracias por la reseña <3

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Este no me llama mucho así que no creo que vaya a animarme con él. Un besote :)

    ResponderEliminar

AETERNAM DEA © 2012-2022 | Blog Literario de novela romántica | Diseño de ANJARA